1. Dependencia Física: cuando se pierde el control de las funciones corporales y su interacción con el entorno.

2. Dependencia Psíquiatrica: cuando se pierde la capacidad de toma de decisión y resolución de problemas

3. Dependencia Sensorial: cuando algunos sentidos como la vista o la audición sufren algún tipo de alteración que repercute en la capacidad de desarrollarse normalmente

Así mismo existen 3 grados de dependencia:

1. Moderada, cuando la persona necesita colaboración para realizar gran parte de las actividades del diario vivir mínimo una vez al día o necesita ayuda de manera limitada

2. Severa, cuando la persona necesita colaboración para realizar gran parte de las actividades de la vida diaria de dos a tres veces al día, sin embargo, no requiere la presencia permanente de un cuidador

3. Gran dependencia, cuando la persona necesita colaboración para llevar a cabo todas o casi todas las tareas básicas de la vida diaria, por lo tanto, necesita la presencia permanente de un cuidador.