Aunque sus principales síntomas son visibles, la depresión es una enfermedad difícil de detectar, pues en el adulto mayor la fatiga, falta de apetito y los problemas para dormir se consideran también parte del envejecimiento, sin embargo, cuando la enfermedad es identificada por un especialista en salud mental los primeros tratamientos suelen ser: tratar algún padecimiento que esté causando los síntomas, suspender medicinas que puedan empeorar los síntomas y por último, evitar alcohol y somníferos. 

Para prevenir la depresión es recomendable realizar actividad física de manera regular, manejar buenos hábitos de sueño, evitar el consumo de alcohol o drogas, hablar con confianza sobre sus sentimientos e ideas, identificar efectos secundarios de medicamentos recetados. Por último te recomendamos prestar especial atención a familiares mayores que puedan ser propensos a padecer esta enfermedad, no dude en consultar un profesional si nota algún síntoma de los mencionados anteriormente.

Fuente: https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/001521.htm